Teresa de Lisieux y Juan de la Cruz referentes de ecología integral cristiana

Teresa de Lisieux y Juan de la Cruz referentes de ecología integral cristianaEl papa Francisco actualiza las grandes encíclicas de sus antecesores desde San Juan XIII, hasta el actual papa emérito Benedicto XVI, pasando por Pablo VI Populorum Progressio y por San Juan Pablo que con su llamada a una conversión ecológica global, quien dejó...

 


 

La reciente encíclica del papa Francisco, leída con atención e inteligencia, es un comentario de gran altura teológica y perspicacia ecológica del canto de las criaturas Laudato, SI de San Francisco de Asís: una alabanza que emociona por la profundidad, sencillez y delicadeza con las que el Poverello de Asís, alaba las maravillas de la Creación desde las más humildes a las más grandiosas; desde la hermana agua pura y fresca, al hermano sol brillante y esplendoroso. El papa Francisco actualiza las grandes encíclicas de sus antecesores desde San Juan XIII, hasta el actual papa emérito Benedicto XVI, pasando por Pablo VI Populorum Progressio y por San Juan Pablo que con su llamada a una conversión ecológica global, quien dejó muy señaladas las actuaciones necesarias para salvaguardar la Creación del ansia de rapiña y destrucción del medio ambiente. De la magnífica encíclica de Benedicto XVI Caritas in veritate toma graves y proféticas palabras que denuncian el comportamiento irresponsable, que se debe en el fondo al mismo mal, es decir a la idea de que no existen verdades indiscutibles que guíen nuestras vidas, por lo cual la libertad humana no tiene límites. Se olvida que el hombre no es solamente una libertad para él que se crea por sí solo. Y nos invita a tomar conciencia de que la Creación se ve perjudicada donde nosotros mismos somos las últimas instancias, donde el conjunto es simplemente una propiedad nuestra y el consumo es sólo para nosotros mismos.

Frente a esta actitud arrogante y prepotente por la que el hombre se considera dueño y señor de la Creación, que la utiliza sin más objetivos que satisfacer sus ansias de dominio y de consumo desaforado sin tener en cuenta los otros especialmente a los más pobres y necesitados, el Papa Francisco pone como ejemplo la actitud humilde y confiada de la santa más grande de los tiempos modernos, la doctora de la Iglesia, Santa Teresita del Niño Jesús, quien con su camino de la Infancia Espiritual, ofrece una forma de tratar la naturaleza con cariño y amor. Así afirma el Papa que el ejemplo de Santa Teresa de Lisieux nos invita a la práctica del pequeño camino del amor, o no perder la oportunidad de una palabra amable, de una sonrisa, de cualquier pequeño gesto que siembre paz y amistad. Santa Teresita es el modelo de una ecología integral, que también está hecha de simples gestos cotidianos, donde rompemos la lógica de la violencia contra los otros y contra la Creación. Mientras tanto, el mundo del consumo exacerbado es al mismo tiempo el mundo del mal trato de la vida en todas sus formas. Otro referente de sana ecología es San Juan de la Cruz de quien el papa cita la estrofa 14ª: “Mi Amado las montañas/ los valles solitarios nemorosos/ las ínsulas extrañas/ los ríos sonorosos/ el silbo de los aires amorosos. Para san Juan de la Cruz-afirma el Papa, todo lo bueno en las cosas y experiencias del mundo, está en Dios eminentemente en infinita manera”

 

AUTOR: Fidel García Martínez - Doctor Filología Románica, Catedrático Lengua Literatura