Ven, Señor Jesús

Tiempo del advientoEstar unidos al Señor en estos anhelos no podrá ser, sin haber perseverado en un amor fiel en la oración, en el cumplimiento de la voluntad divina en los quehaceres de cada dia y en la atención compasiva a los mas necesitados; en todos esos ambientes estará llegando...

 


 

“Hasta que a los paganos les llegue su hora”

Lo concreto del juicio final no es ni el día ni las señales que lo anuncian, sino más bien la actitud con la que se puede estar en pie para este acontecimiento, este examen final de nuestra existencia. En cuanto al día, el Señor no nos lo dice porque retrasaríamos hasta el día anterior nuestra conversión y dejaríamos de vivir en la coherencia y el sentido de la vida hasta esa fecha. Y las señales, aunque tremendas, solo una es innegable signo: que todos los pueblos, los paganos, han de estar evangelizados. Mejor dicho, hay trabajo por punta y punta, el de la conversión de cada día y el de la evangelización llena de serenidad y certeza en Aquel que por su resurrección triunfó sobre la muerte, la destrucción y la nada por el poderoso Espíritu.

Pero lo más concreto es la actitud para encontrarse con el Señor que entonces vendrá: y es sobretodo ese anhelo de culminar la unión con Él, el deseo de fundirse con quien tanto se amó y se esperó, lo dice la Iglesia y el espíritu: Ven Señor Jesús.! Maranatha!. Esta actitud involucrará además el deseo de liberarse al fin de la carne que impulsaba a alejarse del Señor…el riesgo de perderlo para siempre. Entonces no pecaré más, entonces estaré contigo para siempre, entonces nadie más me arrebatará de tus manos divinas, esa será mi mayor alegría, el triunfo de tu corazón sobre el mío. Clama santa Teresa de Jesús:

¡Ay que larga es esta vida, que duros estos destierros,

esta cárcel, estos hierros, en que el alma esta metida!

Solo esperar la salida me causa un dolor tan fiero,

¡Qué muero por que no muero!...

Estar unidos al Señor en estos anhelos no podrá ser, sin haber perseverado en un amor fiel en la oración, en el cumplimiento de la voluntad divina en los quehaceres de cada dia y en la atención compasiva a los mas necesitados; en todos esos ambientes estará llegando Él, estará diciendo el cristiano: ¡Ven Señor Jesús!

 

AUTOR: P. Wilson Dario Ossa Betancur, OCD

 

Nuestro sitio utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación. Para obtener más información, haga clic en "Política de cookies".

Para tener acceso inmediato al sitio aceptando cookies, haga clic en "OK, he entiendo y acepto". Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.