Este Portal es actualizado por amigos de la espiritualidad carmelitana

donaciones boton

Santa Teresa de JesusEl proyecto de Dios, que Teresa irá respaldando con su obrar, será el de multiplicar comunidades desde las que se ora y se vive en fraternidad. Comunidades alternativas, signo de que otro mundo es posible. Evangelizando con la presencia...

 



En el origen, hay siempre una experiencia, el fuego de un encuentro que te abre los ojos y te hace descubrir el mundo como un lugar habitado por la gracia. Teresa podía haber permanecido recogidamente en su pequeño convento de San José de Ávila, saboreando el silencio habitado y gustando la vida fraterna de aquella primera comunidad descalza. Pero hubo algo (mejor, Alguien) que la impulsó a salir a los caminos. Teresa –así lo entiende y lo expresa ella– encontró un tesoro, y quiso repartirlo:

«¡Qué poco descanso podrán tener si ven que son un poquito de parte para que una alma sola se aproveche y ame más a Dios, o para darle algún consuelo o para quitarla de algún peligro!» (F 5, 5).

El testimonio de Alonso de Maldonado, un misionero venido de las Indias recién descubiertas, discípulo del dominico Fray Bartolomé de las Casas, le abrirá los ojos a ese nuevo y lejano mundo, al que sus mismos hermanos habían ido partiendo, uno tras otro, en busca de fortuna. Con la palabra del franciscano Maldonado, Teresa va a caer en la cuenta de la anchura del sufrimiento de tantas criaturas, maltratadas por la ambición colonial y faltas de evangelizadores que les hagan descubrir su dignidad de hijos de Dios. En carta a su hermano Lorenzo, en Quito, escribirá: «…Esos indios no me cuestan poco […] que como ando en tantas partes y me hablan muchas personas no sé muchas veces qué decir sino que somos peores que bestias» (Cta. 24, 20: 17/01/1570).

Ante su aflicción, el mismo Dios le permite oír una palabra de consuelo: «Espera un poco, hija, y verás grandes cosas». Y Teresa reconoce el efecto de la palabra divina en su espíritu:

«Quedaron tan fijadas en mi corazón estas palabras, que no las podía quitar de mí. Y aunque no podía atinar, por mucho que pensaba en ello, qué podría se veía camino para poderlo imaginar, quedé muy consolada y con gran certidumbre que serían verdaderas estas palabras» (1, 8).

El proyecto de Dios, que Teresa irá respaldando con su obrar, será el de multiplicar comunidades desde las que se ora y se vive en fraternidad. Comunidades alternativas, signo de que otro mundo es posible. Evangelizando con la presencia.

Afirma Salvador Ros:

«Porque es una mujer eminentemente contemplativa, es también esencialmente misionera, pues al tener ella esa profunda experiencia de Dios, tuvo también una sensibilidad instintiva para captar dónde faltaba. Se puede decir de ella lo que dice el relato evangélico de María en la boda de Caná (cf. Jn 2, 1-5). ¿Por qué sólo María se dio cuenta de que faltaba el vino (la alegría del Espíritu) en el banquete? Sencillamente, porque ella tenía esa alegría («llena de gracia», llena del Espíritu Santo), y al tenerla en sí misma, advierte instintivamente cuándo y dónde le falta al hombre la alegría del Espíritu. Cuando alguien está lleno de la alegría evangélica, se siente inmediatamente movido hacia quien no la tiene. Este es el secreto del espíritu misionero: estar lleno de la alegría del Evangelio, la alegría que el apóstol Pablo define como «fuerza de Dios para la salvación de todos los creyentes» (Rom 1, 16). Todo lo contrario de lo que hicieron después ciertos frailes (todo un sector de la orden) pretendiendo afirmar el espíritu contemplativo de santa Teresa en radical antagonismo con la actividad apostólica y misionera, y que dio lugar a un rigorismo exacerbado» («Teresa misionera», de Salvador Ros, ocd).

Os invitamos a leer el artículo completo del que está tomada esta cita. Se trata de una ponencia presentada en el Congreso Internacional Misionero de los carmelitas descalzos celebrado en Sao Roque –Brasil- (24-26 julio 2012), y disponible, junto al resto del material del Congreso, en la web de la ONG Carmel. Puedes acceder a este documento en este enlace.

 

TOMADO DE: http://delaruecaalapluma.wordpress.com

 

Comparte en tus redes sociales:

FacebookTwitterShare on Google+YoutubePinterestMySpaceDiggStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvine