Este Portal es actualizado por amigos de la espiritualidad carmelitana

donaciones boton

Santa Teresa de JesusLa Santa nos ofrece su propia experiencia de Dios. Lo que más me llama la atención de esta fuerte experiencia interior es que no la aisló ni ensimismó; no la sacó de las preocupaciones cotidianas ni la alejó de los otros para pensar únicamente en su salvación personal..

 


 

Mi historia junto con Teresa de Jesús se remonta a un momento de mi vida en el que estaba en esa búsqueda de encontrar mi centro. Descubrí gracias a sus escritos a una madre llena de encantadora sencillez, una maestra llena de admirable profundidad. Teresa me ha enseñado de una manera pedagógica el camino de la oración, que es un camino de amistad, en soledad y silencio, de purificación y transformación.
La Santa Madre me ha acompañado durante toda mi formación en el Carmelo Descalzo; tuve la dicha de vivir tres años en Alba de Tormes, lugar donde se encuentra su corazón.
Este tiempo de estancia en España fue una gracia, el poder conocer los lugares donde la andariega dejó su huella al fundar sus Monasterios y donde plasmó sus escritos. Pude descubrir a Teresa de Jesús, como una figura que rompió los moldes de su época para convertirse en arquetipo de mujer, mística, literata, poeta y profundamente humana; con una extraordinaria capacidad de relacionarse y de adaptarse a las personas y situaciones con las que se encontraba. Teresa es esa mujer pionera en tantas cosas, cuya doctrina sigue siendo actual y universal. El amor y servicio a la Iglesia fue motor esencial de toda su actividad apostólica. La vivencia del Cristianismo se une en ella con una extraordinaria sabiduría sobre la vida y un gran conocimiento del ser humano.
En las obras teresianas encontramos un testimonio de humanidad y de vida que brotan de su propia experiencia; escritos llenos de simpatía y sinceridad que reflejan desde su profunda vivencia del Evangelio hasta sus más sublimes gracias místicas.
Teresa de Jesús nos presenta su propia experiencia cristiana, sincera y radical; su testimonio es una gran iluminación para los problemas humanos, siendo un testimonio siempre válido.
La Santa nos ofrece su propia experiencia de Dios. Lo que más me llama la atención de esta fuerte experiencia interior es que no la aisló ni ensimismó; no la sacó de las preocupaciones cotidianas ni la alejó de los otros para pensar únicamente en su salvación personal; antes bien, la abrió solidariamente a los demás; por ello su doctrina es un camino confiable y abierto para todos; un camino de realización humana y espiritual, ya que para Teresa todos estamos llamados a vivir una relación de intimidad con quien sabemos nos ama.
Termino este compartir de mi historia junto a Teresa con sus propias palabras "Juntos andemos Señor; por donde fuereis, tengo que ir; por donde pasareis, tengo que pasar".

 

AUTOR: Fr. Antioco Rodríguez Arriola, OCD | México

TOMADO DE:www.paravosnaci.com 

 

Comparte en tus redes sociales:

FacebookTwitterShare on Google+YoutubePinterestMySpaceDiggStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvine