Este Portal es actualizado por amigos de la espiritualidad carmelitana

donaciones boton

escribir-sobre-santa-teresaAhí está Teresa, volviéndome a Jesús en el Evangelio, sea en Betania, en Cristo llagado, o en Cruz... y me basta apoyar mi frente en el Crucificado, entonces sé que vive y que yo existo en Él y Él en mí, que haré eso poquito que hay en mí, que mi misión...

 


 

Nada mejor que escribir sobre Santa Teresa de Jesús. Centralidad y camino del Congreso Latinoamericano de Espiritualidad Teresiana, propuesta que hemos celebrado en México, mayo 2013.

Nos adentramos "ad intra", principio principal que me hace caer en cuenta de la oportunidad de ir comprendiendo mejor tal propuesta: contemplando a Teresa desde y a partir de su expericia de Dios, de fe, pues veo la necesidad de volver hacia dentro, sin buscar moradas equivocadas o estaciones ruidosas que abundan, es decir, urge ir "al más profundo centro".

Admiro las certezas de Teresa de Jesús, sus convicciones en cuanto a lo que es esencial, y su capacidad para comunicar su experiencia; aun mejor, su vida misma.

El cantar de mi experiencia a la luz de la persona de Teresa
El primer contacto que tuve con Teresa: Una negativa duradera.

Cuando mi director espiritual, hace muchos años y en los comienzos de mi búsqueda del Dios que ya me había encontrado, me dijo más de una vez: "lee a Santa Teresa", mi floja y repetida respuesta: muy difícil.
Tuvieron que pasar algunos años para que, sin mayor gusto con otros libros, también espirituales, como recordando el buen consejo, resignada tomé de la biblioteca: "Camino de perfección", después el "Libro de la Vida". Me vi tan retratada, no por la santidad de la santa, sino por la búsqueda y el no dejarse convencer cuando su honda intuición y su más profundo corazón de fe, le hacía tener sed de busqueda del Dios vivo.

Ya formada por los caminos de la búsqueda de la Voluntad de Dios, fue así como busqué la cercanía al Carmelo sin entender el por qué de esta experiencia iniciada.
El difícil lenguaje de Teresa fue el único que me habló de enamoramiento, del Amado, de cómo contentarle, pues fue entonces cuando dejé de sentirme de otro planeta, o como ella lo menciona "bicho raro".
Quizá su sentir por las tierras de América, al tener a sus hermanos, lo cual era un motivo muy afectivo y a la vez significativo, así como su preocupación por aquéllos que no conocían al Padre Bueno, me la hicieron más cercana.

Ahora comprendo que me anima también a un nuevo compromiso; como orante, pero también como hermana de los pequeños, los anónimos, y también hermana de los nuevos capitanes de hoy. Mis hermanos los frailes, siguen anunciando a Jesús y los valores del Reino en medio de otros hermanos, desconocidos y muchas veces muy desfavorecidos.

Ahora no sólo la siento como compañera y Formadora en los caminos del Amor, Maestra de lo esencial en la búsqueda de Dios y de su Querer, sino que es la mujer que me anima cuando a veces no entiendo las cosas o las circunstancias que se me peresentan.

Ahí está Teresa, volviéndome a Jesús en el Evangelio, sea en Betania, en Cristo llagado, o en Cruz... y me basta apoyar mi frente en el Crucificado, entonces sé que vive y que yo existo en Él y Él en mí, que haré eso poquito que hay en mí, que mi misión tiene las dimensiones del mundo y que no hay que temer, que nos aventuremos a la experiencia de la vida.
Es desde dentro, desde el más profundo centro de la persona, como de verdad se puede salir hacia afuera sin regatear el Amor encontrado, pues está ya en mí. No invitaré a nadie a leerla, sino a hacer su experiencia de búsqueda de Dios con Teresa de Jesús.

Agradezco inmensamente a Dios, a nuestra Santísima Madre y Madre de Jesús, a Santa Teresa de Jesús, y al Carmelo que me acogió como parte de su familia. Así sea.

 

AUTOR: Blanca Margarita Canale Romero | OCDS, Lima Perú.

TOMADO DE:www.paravosnaci.com 

 

Comparte en tus redes sociales:

FacebookTwitterShare on Google+YoutubePinterestMySpaceDiggStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvine