Este Portal es actualizado por amigos de la espiritualidad carmelitana

donaciones boton

Teresita de lisieux una existencia teologica

Haz Clic en las pestañas para ver otros artículos:

Presentacion | El Autor | El Libro | Audio | Vídeo | Fondos | Compra online

La más joven doctora de la Iglesia nos ayuda a encontrar la voluntad de Dios en nuestra propia vida

 A las 7:30 de la tarde del 30 de septiembre de 1897, muere Sor Teresa del Niño Jesús y de la Santa Faz en la enfermería del monasterio de las Carmelitas Descalzas de Lisieux.

 Tenía apenas veinticuatro años y había cruzado el umbral de la clausura, hacía tan sólo nueve años. Al morir dejaba en sus hermanas de comunidad el recuerdo de una niña inteligente, creativa y capaz, pero sobre todo, una joven religiosa que con perfección y simplicidad realizaba los pequeños oficios cotidianos, hasta cuando se lo permitió humanamente su salud física.

 portada_libroTres hermanas y una prima hacían parte de la misma comunidad de Lisieux que con atención y admiración siguió cada palabra, cada suspiro, cada movimiento de los últimos seis meses de su vida. Todas las impresiones que suscitaba la manera heroica de vivir la enfermedad, el dolor y la prueba de la fe que la acompañó durante los últimos años de su vida, fueron recogidos en pequeños cuadernos que más tarde, en un volumen único, recibirán el nombre de: “Últimas conversaciones”.

 Su hermana Paulina, vislumbrando ya cercano el final de la existencia de su hermana menor, sugiere a la priora, Madre María de Gonzaga, que pida a Teresa concluir la redacción de los recuerdos de la infancia que había iniciado un año atrás y que le había entregado el 20 de enero de 1896, hoy conocido como el “Manuscrito A”. Todo esto con la intención de tener algún dato para enviar la nota necrológica a todos los monasterios del mundo, luego de su muerte, como acostumbran aún hoy las monjas carmelitas. Esta continuación de la redacción será más tarde el “Manuscrito C” de la famosa autobiografía teresiana.

 La parte central de sus escritos, el “Manuscrito B”, lo constituye un cruce de correspondencia entre Teresa y su hermana María, que intuyendo que posiblemente sería el último retiro espiritual de su hermanita, le pide dejarle un recuerdo de sus pensamientos más íntimos. Este manuscrito, con la sencillez de su pluma y en el justo momento en el cual alcanzaba las más altas cimas de su experiencia espiritual, se convierten en una revelación única, fascinante, profunda y misteriosa del corazón amoroso de Dios.

 Ha encontrado ya en el amor, su vocación en la Iglesia. Se siente amada por Dios y por eso busca responder a ese inmenso amor, sin reservarse nada. Descubre que la mejor manera de hacerlo es siendo obediente, como lo fue Jesús, al proyecto que Dios tiene para ella. Pero como se reconoce pequeña, sabe que no podrá hacer nada por sus propias fuerzas, sino sólo por el poder de Dios que actúa dentro de ella. Se dispone con confianza de niña, totalmente para Dios y abre los oídos y el corazón con actitud atenta ante las cosas, incluso insignificantes de la vida, para buscar en ellas todo lo que tienen de Dios; o mejor, lo que los acontecimientos cotidianos o las personas que encuentra en su vida, le quieren revelar acerca de los deseos de Dios.

 Pero como no tiene instrucción académica que la capacite para entender la teología, es Dios mismo a través de su Espíritu quien le revelará “sin ruido de palabras” los secretos del Reino.

 Cuando un año después de su muerte se imprime por primera vez una edición de la “Historia de un alma” que contiene los tres manuscritos autobiográficos, sus hermanas de comunidad comprenderán que, sin saberlo, tuvieron la fortuna de compartir su vocación carmelitana con la “santa más grande de los tiempos modernos” y el mundo católico vivirá con entusiasmo el inicio de su “huracán de gloria”, como definió Pío XI todo lo sucedido después de su muerte.

 Así pues, el libro: “Santa Teresita de Lisieux: una existencia teológica” que hoy, querido lector, pongo en sus manos, tiene como objetivo escudriñar en los escritos de Teresa su peculiar manera de captar la voluntad de Dios y ponerla por obra; es decir, la originalidad con que la santa vivió su existencia y buscó cumplir amorosamente los deseos de Dios. Él, a través de la Iglesia ha dado un sí a la existencia de Teresa. Por eso, hoy como Doctora es maestra de Espíritu para la Iglesia universal, y como Patrona de las misiones, cumple su misión de “hacerle amar”. A través de las páginas del libro, ella nos ayudará a captar en nuestra propia vida, el proyecto amoroso de Dios.

¡Gracias por leerme!

 El autor

 Para recibir mayor información acerca del libro, contáctanos 

facebook  El Libro en Facebook

 

Comparte en tus redes sociales:

FacebookTwitterShare on Google+YoutubePinterestMySpaceDiggStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvine