Este Portal es actualizado por amigos de la espiritualidad carmelitana

donaciones boton

espiritualidadQuien vive como si Dios no existiera, es un mendigo sentado en una montaña de oro, y renuncia al poder de lo imposible que lleva dormido en el corazón. Es espiritual quien actúa con espíritu, es decir, mira con espíritu, escucha con espíritu, toca con espíritu, camina con...

 


 

La espiritualidad no existe. Esta afirmación parece ir contra lo evidente, pues con frecuencia decimos y leemos: “religión no, espiritualidad sí”. El hombre del siglo XXI manifiesta interés creciente por la espiritualidad.

Espiritualidad es un sustantivo abstracto, como justicia, verdad, bondad y belleza. Estas palabras indican entes de razón con fundamento en la realidad. Una cosa es la realidad y otra el modo como el entendimiento la abstrae, la percibe.

Existe el hombre espiritual, justo, verdadero, bondadoso y bello. Son cualidades del ser humano, de las cuales, por cultivarlas, hace partícipes a todos los seres de la creación. El antropocentrismo es gran valor, inmensa responsabilidad.

El hombre es espiritual en la medida en que vive sumergido en la realidad llamada Dios. Dios es Espíritu, y por eso, donde está Dios hay espiritualidad. Y Dios, por ser Creador, acontece en todo dándole amorosamente la existencia. Por eso, hasta en la piedra, el árbol y el pájaro hay espiritualidad.

Religión y espiritualidad se refieren a Dios de distinto modo. La religión acentúa la relación en la comunicación con Dios, y la espiritualidad, en dicha relación, realza a Dios como Espíritu.

Quien vive como si Dios no existiera, es un mendigo sentado en una montaña de oro, y renuncia al poder de lo imposible que lleva dormido en el corazón. Es espiritual quien actúa con espíritu, es decir, mira con espíritu, escucha con espíritu, toca con espíritu, camina con espíritu. Actuar con espíritu es abrirse al entusiasmo, dejar que Dios endiose su existencia.

La espiritualidad es el distintivo del hombre. Quien cultiva con solicitud la relación de amor con el Espíritu, se vuelve cada vez más espiritual, más divino, más inespacial e intemporal, y hace así del tiempo y del espacio anticipo de eternidad.

Todo ser humano tiene un talento único y una manera única de expresarlo. Cuanto más lo cultiva, su talento, más espiritual es, pues el talento es regalo del Espíritu, y cultivarlo es secundar su obra divina, la espiritualidad.

Los buenos sentimientos son obra del Espíritu. Paz, alegría, fortaleza, acogida, generosidad, por nombrar algunos, pertenecen a la trama de la vida cotidiana. “Nada te turbe / nada te espante” constituye un excelente programa de espiritualidad. Economía sin espíritu es codicia, origen de todo mal.

El hombre espiritual tiene el señorío de amor de todos los seres de la creación. Humanizar la economía es el secreto de la espiritualidad, única solución a la crisis económica mundial.

 
AUTOR: P. Hernando Uribe C., OCD
TOMADO DE: El Colombiano, 12 de octubre de 2012

 

Comparte en tus redes sociales:

FacebookTwitterShare on Google+YoutubePinterestMySpaceDiggStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvine