Este Portal es actualizado por amigos de la espiritualidad carmelitana

donaciones boton

futbol Deporte de deportes, el fútbol atrae multitudes inspirando pasiones y quereres sin fin, con impresionante repercusión en la autoestima, la política, la economía y la religión a escala global. Fábrica de frases lapidarias, San Agustín dice: "Mi amor es mi peso, él me lleva ...

 


 

El Mundial de Fútbol ha sido un acontecimiento de extrema globalización. El mundo entero ha vibrado como nunca con sus patadas, todas en dirección de gol, que significa objetivo, misión, meta.

¿Cuál ha sido el objetivo del Mundial de Fútbol 2014? ¿Dinero, prestigio y poder, incluyendo individualismo, violencia y vulgaridad? O, ¿trabajo en equipo, creatividad, liderazgo, nuevos paradigmas, fantasía, solidaridad, gusto en dar gusto?

Deporte de deportes, el fútbol atrae multitudes inspirando pasiones y quereres sin fin, con impresionante repercusión en la autoestima, la política, la economía y la religión a escala global.

Fábrica de frases lapidarias, San Agustín dice: "Mi amor es mi peso, él me lleva a donde quiera que voy". Afirmación que pertenece a la naturalidad de la vida cotidiana. El sentido común indica la espontaneidad con que el amor mueve el corazón.

Lutero, hombre de mirada penetrante, escribió sigilosamente: "El corazón del hombre es una fábrica de ídolos". La infinidad de ídolos que existen se pueden reducir a uno, el dinero. ¿Fue eso, una fábrica de ídolos, el Mundial de Fútbol 2014? Cada uno tiene la palabra.

Mi fantasía sigue admirando el tiro de James que por milímetros no se perdió por encima del arco o por debajo al alcance del portero. Era admirable su concentración. Mi fantasía sigue también paralizada en la locura, en el último partido, si el tiro libre de Messi, disminuido, hubiera sido gol.

En "El fútbol a sol y sombra", Eduardo Galeano cuenta cómo nunca se entendió con la pelota, hasta el punto de que cuando los rivales hacían una linda jugada, iba a felicitarlos, "lo cual es un pecado imperdonable para las reglas del fútbol moderno".

¿La tecnocracia del deporte le estará quitando al fútbol la música de la alegría, la fantasía y la osadía, y con ello, la posibilidad de que este deporte sea anticipo del paraíso, que no sin razón llamamos visión beatífica, la fiesta de los ojos por toda la eternidad?

El fútbol, el deporte más popular y promocionado, se presta para intereses de toda índole. Es, ante todo, recreación, pasatiempo, placer, deleite, voluptuosidad, diversión, ejercicio físico al aire libre. Su entrenamiento admite posibilidades ilimitadas, pues es un juego, no propiamente de piernas y patas, sino de seres humanos, llamados a poner inteligencia y corazón en lo que hacen. Lección admirable para toda empresa humana.

El deporte que millones y millones vimos por televisión, deja mucho que pensar, tanto de satisfacción como de preocupación.

 

AUTOR: P. Hernando Uribe Carvajal, OCD

TOMADO DE: El Colombiano, 18 de julio de 2014

 

Comparte en tus redes sociales:

FacebookTwitterShare on Google+YoutubePinterestMySpaceDiggStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvine