Este Portal es actualizado por amigos de la espiritualidad carmelitana

donaciones boton

resurrecióncristoLa Pascua es el momento apropiado de tomar conciencia de ese transeúnte que es Jesús. Nos proponemos estar atentos para que no se nos pase de largo, sin que nos demos cuenta, pues como decía un vidente: "Se manifiesta huyendo, si lo seguimos...

 


 

Pascua viene de pasar. Pasar tiene sesenta y cuatro acepciones en el diccionario. La riqueza de pasar es inconmensurable.

Pasar es ir de una parte a otra. Al que pasa, le pasan cosas. Lo que me pasa cuando viajo. Voy de aventura en aventura, todas significativas. Cuando regreso de mi viaje, cuento con pasión lo que me pasó.

Los relatos de viaje son de suspenso, maravillosos. Contarlos es revivirlos, hacerlos pasar de nuevo. Y cuanto más pasión pongo en contarlos, tanto más afectado estoy por lo que me pasó. Contagio mi pasión a quienes me escuchan.

La delicia de viajar es lo que pasa. Por eso, viajar es maravilloso. El viajero se enriquece sin medida con lo que le pasa. Y es lo que tiene para contar a los demás.

Hay una geografía del espacio y una geografía del corazón. Ambas geografías son para viajar, para recorrerlas, para pasar por ellas una y otra vez. Cuanto más las recorremos tanto más nos interesan.

El que viaja es pasajero, el que pasa, el que va de una parte a otra. De cada uno depende su modo de viajar. El pasajero que viaja con pasión, hace del viaje un descubrimiento constante que lo enriquece sin medida.

Los medios de comunicación incrementan los pasajeros de la geografía del cuerpo. Dejan sin pasajeros la geografía del alma, de pura novedad continua.

Pasajero es transeúnte. Transeúnte es el participio de presente del verbo transir, ir de una parte a otra, transitar, viajar, pasar o caminar haciendo tránsitos, la acción de transitar.

San Agustín decía: "Temo a Jesús transeúnte". Hombre sabio, sabía que Jesús se mantenía pasando por él, por su vida, por su corazón. Y temía que se le pasara de largo.

La Pascua es el momento apropiado de tomar conciencia de ese transeúnte que es Jesús. Nos proponemos estar atentos para que no se nos pase de largo, sin que nos demos cuenta, pues como decía un vidente: "Se manifiesta huyendo, si lo seguimos no podemos verlo. Esto mantiene el corazón dolido y vigilante".

El italiano tiene esta despedida: "e tante belle cose ": Que te pasen muchas cosas bellas. Es esto lo que queremos decir con el saludo: "Felices pascuas". Que te pasen muchas cosas buenas.

Geografía del cuerpo, geografía del alma, las cultivo con esmero infinito, para que ambas sean cada vez más el camino que lleva a Jesús, el transeúnte, para siempre.

 

AUTOR: P. Hernando Uribe Carvajal OCD

TOMADO DE: El Colombiano, 25 de abril de 2014

 

Comparte en tus redes sociales:

FacebookTwitterShare on Google+YoutubePinterestMySpaceDiggStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvine