Este Portal es actualizado por amigos de la espiritualidad carmelitana

donaciones boton

cultivarse Cultivar es un verbo hermoso, atrae la atención. Cultivar es dar a la tierra y a las plantas las labores necesarias para que fructifiquen, y también poner los medios necesarios para mantener y estrechar el conocimiento, el trato o la amistad...

 


 

Yo me cultivo, tú te cultivas, él se cultiva, nosotros nos cultivamos, vosotros os cultiváis, ellos se cultivan. De hacer esta campaña, el resultado será asombroso.

Cultivar es un verbo hermoso, atrae la atención. Cultivar es dar a la tierra y a las plantas las labores necesarias para que fructifiquen, y también poner los medios necesarios para mantener y estrechar el conocimiento, el trato o la amistad, al mismo tiempo que desarrollar, ejercitar el talento, el ingenio, la memoria, la habilidad afectiva, racional y manual. Gracias al cultivo, las personas y las cosas llegan a existencia en plenitud.

Cultivo y cultura vienen de cultivar. Es labranza, trabajo del labrador, laboreo, cuidado, educación, costumbres, civilización, ropaje, vestido, atavío, porte, ornato, adorno, compostura, cortesía, reverencia, veneración. ¡Maravillosa acción la de cultivar…

Me cultivo es forma reflexiva del verbo, la acción recae sobre el mismo que la realiza: me visto, me cuido, me amo. El poder de volver sobre mí mismo se llama conciencia. "El perro que se muere, y sabe que se muere, y sabe que sabe que se muere, no es un perro, es un hombre". Por tener conciencia, sé que sé qué soy, sé que sé quién soy.

Todo ser viene a la existencia dotado de relación consigo mismo, con los demás, con el cosmos y con Dios, llamada relación cosmoteándrica, con la tarea de ponerle el modo del amor, que es unidad de dos. Amar es convertir en comunión la relación con las personas y las cosas.

Ponerle el modo del amor al cuádruple modo de relación es la tarea verdaderamente humana. Cultivar mi relación de amor conmigo mimo se llama autoestima. Cultivo mi relación de amor con los demás, y así construyo con ellos comunidad, que es el arte del bien común, llamado política.

El cultivo de la relación de amor con el cosmos se llama ecología, que es la vida en casa, y economía el buen manejo de la casa. Cultivo tan necesario como desatendido, como lo indican las crisis económicas y ecológicas del momento actual.

La relación de amor con Dios se llama oración, religión. Un cultivo que el hombre necesita con urgencia para ser igual a sí mismo, pues su condición humana no se llena con menos que infinito.

Yo me cultivo, tú te cultivas, él se cultiva, nosotros nos cultivamos, vosotros os cultiváis, ellos se cultivan. Realizar esta tarea es llevar la creación entera a plenitud.

 

 
AUTOR: P. Hernando Uribe C., OCD

TOMADO DE: El Colombiano, 16 de noviembre de 2012

 

Comparte en tus redes sociales:

FacebookTwitterShare on Google+YoutubePinterestMySpaceDiggStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvine