Este Portal es actualizado por amigos de la espiritualidad carmelitana

donaciones boton

feliz año nuevoFin de año y comienzo de año se concretan en mí. Dios me instruye en secreto "en las cosas de su amor". Pido prestada esta afirmación. Cuanto más la repito, más participo de su fecundidad. Fin y comienzo de año. Todo final es un comienzo...

 


 

¡Feliz año! El que se va y el que viene. Final y comienzo son lo mismo, según el punto de vista, pues todo punto de vista es la vista de un punto.

Veo el tiempo en la eternidad y la eternidad en el tiempo. Mi punto de vista determina lo que veo, hago y soy, temporal o eterno.

Ver la eternidad en el tiempo me produce un placer inenarrable que me compromete por entero. Invoco al Creador para ver con claridad la realidad como es, y tener fortaleza para poner amor en lo que hago como imagen y semejanza suya.

Fin y comienzo de año, momento privilegiado para preguntarme, en el silencio del corazón, quién soy, de dónde vengo, adónde me encamino, qué camino recorro, y en qué compañía avanzo.

Las palabras me abren un horizonte infinito. "Los caminos de la tarde / se hacen uno con la noche. / Por él he de ir a ti / amor que tanto te escondes. / Por él he de ir a ti / como la luz de los montes, / como la brisa del mar, / como el olor de las flores".

El amor unifica todos los caminos. La luz de los montes, la brisa del mar y el olor de las flores ponen en mi fantasía los abismos del espacio infinito hasta dejarme arrobado.

Me hablan de Dios latiendo en mi corazón.

Eso no es una fantasía. El espacio infinito es una realidad concreta, una persona, Dios aconteciendo en mí. Como si un perfume embriagador penetrara todas las células de mi ser. Milagro del amor.

Fin de año y comienzo de año se concretan en mí. Dios me instruye en secreto "en las cosas de su amor". Pido prestada esta afirmación. Cuanto más la repito, más participo de su fecundidad.

Fin y comienzo de año. Todo final es un comienzo, todo comienzo es un final.

Me invita a mirar más allá de mí mismo, instante en el que cada cosa se viste para mí de la novedad que es Dios, el vestido que necesito para ser verdaderamente yo.

Para S. Teresa la vida es eterno comienzo. "Ahora comenzamos y procuren ir comenzando siempre de bien en mejor".

Esa fue su tarea de mejoramiento, vivir comenzando siempre.

Dios es comienzo y final. Final infinito porque no termina nunca y por eso está comenzando siempre a ser final rompiendo los bordes de toda limitación.

 

AUTOR: P. Hernando Uribe C., OCD

TOMADO DE: El Colombiano, 30 de dicembre de 2011

 

Comparte en tus redes sociales:

FacebookTwitterShare on Google+YoutubePinterestMySpaceDiggStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvine