Este Portal es actualizado por amigos de la espiritualidad carmelitana

donaciones boton

cuaresma es espiritualidadJesús lo expresó admirablemente. "Si alguno me ama, mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él". Afirmación enriquecida con esta otra: "Yo y el Padre somos uno". Son uno porque se aman, familia de familias. El amor en Dios, más que un sentimiento...

 


 

Cuaresma viene de cuarenta, número que simboliza totalidad. Abarca la vida entera de Jesús, de tentación desde el nacimiento hasta la muerte.

El relato evangélico de las tentaciones es un pequeño gran tratado de espiritualidad. Al leerlo descubro que estoy llamado a vivir lo que un día vivió Jesús. Vino a enseñarme con su comportamiento que el Padre con el Hijo en el Espíritu Santo es el fundamento y guía del hombre, de la creación.

Espiritualidad no es un conjunto de conceptos, principios o normas que rigen la vida humana. Espiritualidad es el acontecer del Creador, Dios uno y trino, en la criatura dándole amorosamente la existencia.

Jesús lo expresó admirablemente. "Si alguno me ama, mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él". Afirmación enriquecida con esta otra: "Yo y el Padre somos uno". Son uno porque se aman, familia de familias. El amor en Dios, más que un sentimiento, es una persona, el Espíritu Santo, "el viento de Dios que aletea sobre las aguas" (Gén 1,2).

En el relato aparecen dos polos, el humano y el divino, la bajeza y la alteza, la pequeñez y la grandeza. Jesús, verdadero hombre, aparece asediado por las tentaciones fundamentales del ser humano, el dinero, el prestigio y el poder, y la alteza divina, el Espíritu Santo, que lleva a Jesús al triunfo definitivo sobre el tentador.

La vida de Jesús, desde el nacimiento, es la obra del Espíritu Santo. "El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del altísimo te cubrirá con su sombra", es el anuncio a María. Y culmina en la cruz: "Padre, en tus manos pongo mi espíritu", el Espíritu Santo, aquel del cual "está lleno" y el que "lo ha conducido por el desierto" del mundo.

Marcos, de un brochazo, sublime, hizo el tratado más breve y completo de espiritualidad. "El Espíritu lo empuja al desierto, y permaneció en el desierto cuarenta días, siendo tentado por Satanás. Estaba entre los animales y los ángeles le servían" (1,12-13). Artista consumado de la palabra, el evangelista dejó un cuadro delicioso, una melodía dulcísima de la unión del cielo con la tierra.

A Dostoyevski lo deslumbró. "En esas tres preguntas, las tentaciones, aparece compendiada y pronosticada toda la historia, y manifestadas las insolubles antítesis de la naturaleza humana".

Cuaresma es espiritualidad, la vida entera "empujada" por el Espíritu Santo como Señor del hombre, de la creación.

 

AUTOR: P. Hernando Uribe Carvajal, OCD

TOMADO DE: El Colombiano, 22 de febrero de 2013

 

 

Comparte en tus redes sociales:

FacebookTwitterShare on Google+YoutubePinterestMySpaceDiggStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvine