Este Portal es actualizado por amigos de la espiritualidad carmelitana

donaciones boton

battesimo di cristoJesús es el "Hijo predilecto", que vive empapado del Padre: "Yo y el Padre somos uno" (Jn 10, 30). Esta unidad de los dos, el amor perfecto, es el secreto de la vida de Jesús desde el seno materno. "El Espíritu Santo vendrá sobre ti", le asegura el ángel a María...

 


 

Celebrar el bautismo de Jesús es celebrar mi propio bautismo. Bautismo es inmersión. Inmersión es acción de introducir o introducirse algo en un líquido, hasta el punto de quedar empapado, es decir, enteramente penetrado del líquido.

Desde mi nacimiento, comienzo a vivir el bautismo, y el rito bautismal es celebración de lo que soy. S. Pablo lo expresó muy bien. "Aquel que me separó desde el seno de mi madre y me llamó por su gracia, tuvo a bien revelar en mí a su Hijo, para que lo anunciase entre los gentiles" (Gál 1, 15-16).

Pablo vivía empapado de Jesús. "Y vivo, mas ya no yo, es Cristo quien vive en mí" (Gál 2, 20). Su vida entera fue vivencia bautismal, pues aun desde antes de conocerlo vivía en él, con él y para él.

Para Ángel Silesius, "en mar se convierte la gota de agua que cae al mar", y para S. Teresita, Jesús fue siempre su océano y ella gota de ese mar. Sentido admirable de la inmersión, del bautismo.

Jesús es el "Hijo predilecto", que vive empapado del Padre: "Yo y el Padre somos uno" (Jn 10, 30). Esta unidad de los dos, el amor perfecto, es el secreto de la vida de Jesús desde el seno materno. "El Espíritu Santo vendrá sobre ti", le asegura el ángel a María.

Este Hijo predilecto, por un lado, es totalmente Otro, y a la vez es contemporáneo de cada uno, pues está en mí más íntimamente que yo a mí mismo, según S. Agustín. Expresión perfecta del bautismo.

"En la interior bodega / de mi Amado bebí", canta S. Juan de la Cruz. Y comenta: "Así como la bebida se difunde y derrama por todos los miembros y venas del cuerpo, así se difunde esta comunicación de Dios sustancialmente en toda el alma […] Porque según el entendimiento bebe sabiduría y ciencia, y según la voluntad bebe amor suavísimo y según la memoria bebe recreación y deleite […] de gloria". Maravillosa descripción del bautismo, la tarea del ser humano, hecho para amar.

La oración, relación de amor con Dios, es ejercicio bautismal. Cuanto más intensa es mi oración, más vivo mi bautismo.

En la muerte culmina el bautismo, pues morir es acabar de nacer, llegar a la plenitud de la vida que es Dios. Bautismo es endiosamiento, la tarea sobrecogedora del ser humano, la de ser, como Jesús, uno con Dios.

 

AUTOR: P. Hernando Uribe Carvajal, OCD

TOMADO DE: El Colombiano, 11 de enero de 2013

 

Comparte en tus redes sociales:

FacebookTwitterShare on Google+YoutubePinterestMySpaceDiggStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvine