Este Portal es actualizado por amigos de la espiritualidad carmelitana

donaciones boton

la oracion: encuentro de amorDice Santa Teresa de Jesús de la Oración: “Es tratar de amistad estando a solas muchas veces con quien sabemos nos ama”, Tratar de amistad implica conocer y sentir que aquel a quien quiero hablar, con quien quiero comunicarme, es mi amigo...


 

Dice Santa Teresa de Jesús de la Oración: “Es tratar de amistad estando a solas muchas veces con quien sabemos nos ama”, Tratar de amistad implica conocer y sentir que aquel a quien quiero hablar, con quien quiero comunicarme, es mi amigo, alguien en quien puedo confiar y de quien puedo esperar atención y ayuda, alguien a quien no solamente yo amo sino que también me ama y me espera porque Él más que nadie desea envolverme en su amor y hacerme experimentar su presencia dentro de mí.

Esta “experiencia” el Señor no dejara de dárnosla en la medida en que nosotros queramos comunicarnos con una intención pura, recta y sincera, que ÉL vera en la verdad y humildad de nuestro corazón. San Juan de la Cruz refiriéndose a la oración nos dice: “Oración, olvido de lo creado, memoria del Creador, atención a lo interior y estarse amando al amado”.

“Olvido de lo creado”, porque sí, realmente deseo entrar en este tratar íntimo con el Amigo amado de mi corazón, necesito que mi mente y corazón estén libres de ocupación de causas ajenas a Él, que me impidan centrarme y concentrarme en su presencia y amor y mucho menos atender lo que Él quiera comunicarme. Ya lo dijo Santa Teresa, es preciso “estar a solas”, que implica no sólo la soledad física sino especialmente y sobre todo la soledad y silencio de mente y corazón, porque es sólo a ÉL a quien busco y a quien deseo escuchar.

“Atención a lo interior”: El nos espera en nuestra morada más íntima, nuestro interior, ahí en lo profundo, desea mostrarnos la verdad, que es ÉL y también mostrarnos la verdad sobre nosotros mismos, conoceremos lo que somos y lo que deberíamos ser; sin este conocimiento interior la oración, no es posible. En lo escondido y silencioso de cada uno Dios se revela a sí mismo, nos muestra su amor que nos abrasa.

¿Palabras? ¿Reflexiones? Sí, en algún momento ayudan; pero lo más importante es a dónde deben conducirme y dónde debo desembocar: AMAR.

¿Conocer? ¿Meditar? Sí, pero para que tanto lo uno como lo otro me conduzcan al interior y allí ante el AMOR y en el AMOR aprender a amarlo; entender por qué debo amarlo, experimentar la inmensidad y gratuidad de su AMOR y dejar que Él acreciente esta “fusión de amor” para poder así estar “amando al amado”.

Que el Señor nos conceda que así sea, porque sabemos pedírselo humildemente desde la verdad de un corazón sincero que lo busca rectamente.

 

AUTOR: Norma Mur, OCDS

TOMADO DE: Revista Llama de Amor viva, Abril 2012 | No. 16

 

Comparte en tus redes sociales:

FacebookTwitterShare on Google+YoutubePinterestMySpaceDiggStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvine