Este Portal es actualizado por amigos de la espiritualidad carmelitana

donaciones boton

JesucristoEn el Cántico espiritual de S. Juan de la Cruz, el poema de amor más bello del mundo, el poeta pregunta a las criaturas si el Amado ha pasado por ellas. Responden embelesadas: “Mil gracias derramando / pasó por estos sotos con presura / y yéndolos mirando / con sola...

 


 

Jesús existió. Y existe. El evangelio, en cuatro versiones, es su biografía. En esta biografía singular está más el alma que el cuerpo, con ser que en él hay unidad armónica. Nace y crece en edad y sabiduría, y muere. El que nació, vivió y murió, también resucitó. Esta palabra ilumina las demás con una luz que no es de este mundo.

Desde que Jesús resucitó todo cambió en la creación. Piedras, árboles y pájaros existen también para resucitar, para ser partícipes de la vida divina, existencia en plenitud.

Resurrección es el acontecimiento misteriosísimo de que el hombre Jesús también es Dios. El centurión junto a la cruz, al verlo morir exclama arrobado: “¡Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios!”. Dios de Dios, luz de luz.

Lo que entrevió el centurión lo vivieron también los peregrinos de Emaús. Después de caminar en compañía de un desconocido, se dicen fuera de sí: “¿No estaba ardiendo nuestro corazón mientras nos hablaba en el camino?”. Su experiencia entroniza en su corazón una vida de amor y desprendimiento que jamás se imaginaron.

En el Cántico espiritual de S. Juan de la Cruz, el poema de amor más bello del mundo, el poeta pregunta a las criaturas si el Amado ha pasado por ellas. Responden embelesadas: “Mil gracias derramando / pasó por estos sotos con presura / y yéndolos mirando / con sola su figura / vestidos los dejó de hermosura”.

Gracias a Jesús, la hermosura se convierte en el distintivo de todos los seres de la creación. Por amarla, dejó en cada cosa el sello de la armonía, el distintivo de la belleza, el contenido de la celebración de cuaresma, pasión, semana santa y pascua.

En Jesús todo es singular. Al contacto con él, las transformaciones de mejoramiento radical ocurren al instante. El endemoniado, el leproso, el paralítico, la suegra de Pedro, el criado del centurión, la adúltera, la samaritana, Tomás el incrédulo. Una palabra, una mirada, un toque llenó de ternura les descubre la grandeza de su condición de hijos del Padre, fruto del encuentro con Jesús, ‘el primogénito de toda creatura’.

Jesús es la cercanía de Dios para el hombre. Su mensaje es arrobador. “Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y al que tú has enviado, Jesucristo”.

“Felices pascuas” es el saludo de quien se ha vestido con la hermosura de Jesús.  

 

AUTOR: P. Hernando Uribe Carvajal OCD

TOMADO DE: El Colombiano, 30 de marzo de 2012

 

Comparte en tus redes sociales:

FacebookTwitterShare on Google+YoutubePinterestMySpaceDiggStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvine