Este Portal es actualizado por amigos de la espiritualidad carmelitana

donaciones boton

Sagrado Corazon de JesusSanta Teresita cuenta que la Madre Genoveva, recién fallecida, “estaba haciendo testamento, y que a cada una de las hermanas le dejaba algo de lo que le había pertenecido. Cuando me llegó el turno a mí, pensé que no iba a recibir nada, pues ya no le quedaba nada...

 


 

Los ojos son para ver, los oídos para oír, la nariz para oler, la boca para hablar, las manos para tocar, los pies para caminar, y el corazón para amar.

Pascal acuñó una frase lapidaria. “El corazón tiene razones que la razón no comprende”. De prestarle atención, esta afirmación sería fuente de aciertos sin fin en la vida cotidiana. Es sabio quien cultiva el corazón en evitar el mal y hacer el bien. Las corazonadas valen oro.

Jesús hizo este elogio conmovedor: “Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios” (Mt 5, 8). Sé por instinto si mi corazón está limpio. La tarea que el hombre del siglo XXI tiene por realizar. “¿Qué importa que el entendimiento se adelante si el corazón se queda?” (Baltasar Gracián).

Santa Teresita cuenta que la Madre Genoveva, recién fallecida, “estaba haciendo testamento, y que a cada una de las hermanas le dejaba algo de lo que le había pertenecido. Cuando me llegó el turno a mí, pensé que no iba a recibir nada, pues ya no le quedaba nada. Pero, incorporándose, me dijo por tres veces con acento penetrante: ‘A ti te dejo mi corazón’”.

“María conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón” (Lucas 2, 51). La actitud de María ante la respuesta de Jesús por quedarse en el templo asombrando a los maestros con su sabiduría infantil.
Si al darle las gracias por un favor, mi amigo me responde: ‘con todo el corazón’, me muero de felicidad. La palabra corazón expresa la bondad suprema de Dios. Y del hombre. El corazón del hombre es la fuente de su personalidad y la sede de la acción misteriosa de Dios en él.

San Juan de la Cruz, que conocía asombrosamente el corazón de Dios y del hombre, escribió: “El que ama ya no posee su corazón, pues lo ha dado al Amado... Se querella porque... habiendo llagado el corazón, no lo sanó acabándolo de matar de amor”.

El poeta místico tiene el secreto de la felicidad. “Para buscar a Dios se requiere un corazón desnudo y fuerte y libre de todos los males y bienes que puramente no son Dios... El corazón no se satisface con menos que Dios”.

Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, oportunidad privilegiada para tomar conciencia de lo poquísimo que amo y de lo muchísimo que puedo amar.

Sagrado corazón de Jesús, en vos confío. La confianza, gesto sublime del corazón. Del hombre y de Dios. La armonía perfecta de Jesús.


AUTOR: P. Hernando Uribe C., OCD
TOMADO DE: El Colombiano, 03 de junio de 2016

 

Comparte en tus redes sociales:

FacebookTwitterShare on Google+YoutubePinterestMySpaceDiggStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvine